¿Tributación por IVA o ITPAJD?

El Impuesto sobre el Valor Añadido se paga cuando realizas una adquisición, pero este impuesto no se aplica en todas las compras. En determinadas transacciones habrá que aplicar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Para la Agencia Tributaria, tanto el IVA como el ITP y ADJ son impuestos que gravan las transmisiones de bienes y derechos, por lo que se aplican cuando se compra un bien mueble  o inmueble. La clave principal para saber cuándo pagar un impuesto u otro reside en los participantes en la compraventa. Por lo que si el que vende es un empresario o profesional se paga el IVA, mientras que si quien transmite es un particular se aplicará el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

Uno de los motivos para usar uno u otro impuesto por parte del autónomo y de la empresa es que el IVA soportado se puede deducir pero el ITP no. Dicho de otra forma, las cantidades pagadas por el concepto “TPO” del ITP y AJD constituyen un coste para el empresario y el IVA no, siempre que esté ligado a la actividad.

Pero todo regla tiene excepciones, y en este caso existen una serie de excepciones a la regla general. Se trata de operaciones que, aun siendo realizadas por empresarios o profesionales, se regirán bajo el concepto de TPO y por lo tanto tributarán como transmisión patrimonial.

Estas afectan a las entregas, arrendamientos, constitución o transmisión de derechos reales de goce o disfrute sobre bienes inmuebles, salvo que proceda la renuncia a la exención en el IVA según explica la AEAT. Dentro de las mismas, quien transmite podrá renunciar a aplicar el IVA en las entregas de terrenos no edificables y en las segundas y posteriores entregas de edificaciones y como es lógico, esta renuncia debe comunicarse al comprador de antemano.

 

 

 

 

Leave a Reply